Aclaración: Sobre el petróleo en Costa Rica

Por Mihaela Dobrinescu.
Coordinadora Comisión de Hidrocarburos Colegio de Geólogos de Costa Rica.  Julio 2020. 

Industrial conceptual image. Dark and sullen clouds over industrial shipyard area with cranes.

En respuesta al artículo del Dr. Allan Astorga, publicado el pasado 4 de julio en CR HOY  (https://url2.cl/CiPB4) , como coordinadora de la Comisión de Hidrocarburos del Colegio de Geólogos me veo en la necesidad de aclarar  algunos aspectos:

Si bien es cierto el señor Astorga fue parte de la planilla de RECOPE, de los 15 años laborados para la empresa, menos de la mitad lo hizo en proyectos de exploración, la otra parte del tiempo estuvo fuera del país formándose como “especialista en geología sedimentaria, especialidad geológica vinculada con la geología petrolera”. Vale mencionar que la geología sedimentaria es solo una de las más de 10 especialidades de la geología petrolera, por lo tanto, para emitir criterios en este campo no es suficiente ser especialista en Geología Sedimentaria. En lo único que coincido con el señor Astorga es que Costa Rica comprobó que tiene potencial de petróleo y gas natural, pero no avanzó a las siguientes fases debido a las 4 moratorias decretadas sucesivamente sobre la prohibición de desarrollar la exploración.

Señor Astorga, todo especialista en geología del petróleo y gas natural sabe que la actividad exploratoria tiene varias etapas y no es posible emitir criterios sobre las que no han sido superadas. Por su afirmaciones, es evidente que desconoce los avances tecnológicos y científicos que la industria ha tenido y que permiten llevar a cabo campos productivos de petróleo y gas natural, que hace unos años eran considerados únicamente como potenciales.

La Ley de Hidrocarburos vigente desde el año 1994 posibilita la celebración de un abanico de contratos, siendo el de concesión, al que hace referencia Astorga, únicamente uno de ellos. El 15% es un mínimo que el país recibe como  regalía, pero la ley establece otros pagos fiscales y cánones que no menciona (o desconoce) el señor Astorga. Los contratos de concesión en la industria de los hidrocarburos están superados, se usa ahora el contrato de asociación, con riesgo propio para el inversionista en la etapa de exploración, y en el cual el Estado entra como socio a partir de la etapa de producción.

Probablemente el señor Astorga desconoce que el 63% de la energía del país proviene de los derivados del petróleo, únicamente un 21% es electricidad mayoritariamente renovable (no toda) y el restante 16% lo constituye la  biomasa.

Se generarían una cantidad significativa de empleos, ya que la industria incluye producción, procesado, comercialización y transporte, que requieren una amplia gama de especialidades y técnicos. Asimismo, el rápido y continuo desarrollo y avance de la tecnología requiere un contacto permanente con especialistas del exterior, aporte que sería de gran ayuda y beneficio para el país. La actividad contribuiría en gran medida al desarrollo socioeconómico del país y a la superación de la crisis que se agravó con la pandemia.

Lo provocado por el COVID19 demuestra también lo frágil y riesgosa que es la industria del turismo. La recuperación será lenta, por esta razón el país debe abrirse a nuevas actividades que aporten recursos financieros y fuentes de trabajo. Además, los turistas  no se ven afectados por la actividad de exploración, ya que a ellos los atraen los precios accesibles, la comodidad, los parques naturales, las playas y las zonas turísticas de montaña, que nada tienen que ver con las zonas exploratorias.

Si Costa Rica abandona el petróleo y sus derivados bajo una “des carbonización”, ¿cómo llegarán los turistas a nuestro país? ¿Cómo se desplazarán dentro de nuestras fronteras?

El cambio a los recursos energéticos renovables es lento y tomará mucho más tiempo de lo proyectado antes del Coronavirus, por lo que el petróleo y el gas natural, seguirán siendo indispensables. Una exploración responsable representa un sinnúmero de beneficios para el fisco, la sociedad y el país en general.

La derogación de la ley de hidrocarburos expone al país a un vacío legal que lo dejaría indefenso en ésta materia, tomando en cuenta entre otros aspectos que hay fuertes posibilidades de contar con yacimientos trasfronterizos.

El caso Crucitas debido a la prohibición de la explotación de oro a cielo abierto, ya debería ser una lección aprendida que no debe repetirse en la exploración de petróleo y gas natural.  Es imprescindible diversificarnos.

Si hay solución económica para Costa Rica

Crucitas.
Visita de miembros de JD del CGCR a la finca Vivoyet en Crucitas.
Junta Directiva Colegio de Geólogos de Costa Rica

Desde hace más de 10 años, el Colegio de Geólogos de Costa Rica, hemos venido comunicando sobre la problemática de la zona Norte y no sólo de Crucitas, situación que cada día es más alarmante y más aún hoy con el problema de la pandemia mundial por el Covid-19.

Específicamente  hemos advertido sobre la Zona Norte en temas específicos como:

  1. Salud: sobre los problemas de salud existentes antes del Coronavirus, como la malaria, el dengue y el papalomoyo.
  2. Social: sobre la inmigración ilegal, proliferación de la prostitución y de negocios ilícitos así como el trabajo infantil y la trata de personas.
  3. Económico: la pérdida de más de US $550 millones anuales por la explotación ilegal del oro en Crucitas.
  4. Ambiental: el desastre de la contaminación expansiva de productos químicos al ambiente (mercurio, plomo, litio, níquel, cromo, etc.).

Sobre el Cinturón de Oro de Costa Rica sabemos que hay evidencia de que existen potenciales de desarrollo minero desde Atenas hasta Liberia, pasando por Montes del Aguacate, Palmares, San Ramón, Cambronero, Moncada, Macacona, Esparza, Montes de Oro, Bellavista, La Unión, San Buenaventura, Pital, Guacimal, Santa Rosa, Cañamazo, Juntas de Abangares y El Líbano, y que por razones de políticas anti-mineras no se han desarrollado ni aprovechado.

Por otra parte,  dada la problemática de salud y de economía que se vive actualmente en Costa Rica y el mundo, es esencial el desarrollo de infraestructura a todo nivel en el país, como lo son las carreteras, puentes, paso a nivel, aeropuertos, etc.

La minería no metálica es el 90 % de agregados para la construcción y 10%  de  productos como la caliza, el sílice, diatomita y piedra pómez entre otros. La producción es de 11,2 millones de m3/año, con un precio promedio de $9.00/m3 en el mercado costarricense, genera  ingresos  brutos de 101.34 millones de dólares por año. El Estado percibe entre el 28% al 30% de Ingresos Brutos por impuestos directos.

Propuestas y soluciones económicas concretas para el país:

Minería en Zona Norte:

  1. Desarrollo de cinco (5) proyectos de oro de mediana escala.
  2. US $ 9520 millones en ingresos para el país, por el desarrollo de Crucitas y cuatro proyectos más como Crucitas.
  3. Generación de empleo: 1500 puestos de trabajo directo y 5000 empleos indirectos.

Minería en el Cinturón del Oro:

  1. Desarrollo de veinte (20) proyectos pequeños.
  2. US $ 11900 millones ganancia para el Estado.
  3. Generación de empleo: 1000 puestos de empleo directo y unos 4000 empleos indirectos.

Minería no metálica: 

  1. Desarrollo de hasta 348 concesiones activas al año.
  2. US $ 101.34 millones de dólares para el país, de los cuales un 30% entran por impuestos directos al Estado.
  3. 20 trabajadores por concesión, equivalente a 6.960.000 trabajadores al año beneficiados directamente. Si cada familia cuenta con promedio de 4 a 5 miembros, se estarían beneficiando entre 27.840 a 34.8000 personas de forma directa, sin tomar en cuenta los encadenamientos comerciales.

Actualmente el Estado y sus instituciones hacen minería no metálica, lo cual representan  un ahorro estimado de $6.4 millones de dólares al año para el Estado.

Nuevamente instamos a las autoridades responsables en la toma de decisiones y a la ciudadanía en general, a tomar una actitud coherente con relación al desarrollo de la  actividad minera en nuestro país, la cual se realiza de forma sostenible cumpliendo con todos los requisitos que la legislación nacional establece. En esta estimación dejamos por fuera otros minerales metálicos y otras regiones de Costa Rica.

Estas son algunas soluciones que le ayudarían a Costa Rica a afrontar la difícil situación ante la crisis económica que se avecina a nivel mundial a raíz del COVID-19;  estos ejemplos  serían una excelente solución para que Costa Rica solvente problemas económicos tales como el déficit fiscal, con ingresos frescos y directos aprovechando de forma racional nuestros recursos minerales, sin tener que imponerle a la ciudadanía en general cargas impositivas tributarias que ahogan al ciudadano común, asimismo nos evitaríamos más endeudamientos del Estado Costarricense, que comprometen económicamente a las nuevas generaciones.

Crucitas.
Foto tomada por miembros de la JD.23

¿Qué es el gas natural y cómo se forma?


Escrito por Comisión de Hidrocarburos del Colegio de Geólogos
Se han vertido en los medios de prensa diversas opiniones sobre el uso del gas natural en Costa Rica. El Colegio de Geólogos de Costa Rica, que integra la disciplina de los hidrocarburos como una de sus especialidades del ejercicio profesional, desea abordar este tema a través de una serie de artículos didácticos y proveer a la población de elementos científicos que le permitan un mejor entendimiento del tema.

Qué es el Gas Natural?
El gas natural es un recurso natural considerado un combustible fósil no renovable, cuyo componente principal es el gas metano (CH4) en proporciones que varían entre el 70 – 95%. Éste se presenta como una mezcla gaseosa junto con pequeñas cantidades de otros gases tales como el etano (C2H6), propano (C3H8), butano (C4H10), dióxido de carbono (CO2), azufre y nitrógeno. El propano y el butano se separan del metano durante el proceso industrial. Se pueden utilizar como una fuente energética separada, aunque de menor poder energético que el metano.

Cómo se forman el gas natural y su relación con el petróleo?
El gas natural, es parte de la familia de hidrocarburos, al igual que el petróleo, se forma en el subsuelo profundo en sedimentos con alto contenido de materia orgánica y denominados “roca madre”. Este proceso tiene lugar en extensas regiones geológicas denominadas cuencas sedimentarias, La materia orgánica presente en los sedimentos se deriva a partir de organismos marinos y terrestres (lagos), depositados en diversos ambientes sedimentarios antiguos de baja energía y deficiencia del oxígeno, hasta mixtos (deltas), bajo condiciones reductoras y un rápido sepultamiento que permiten la acumulación de esta materia.

Cuáles son las etapas de generación de los hidrocarburos? Hay tres estados importantes en la evolución de la materia orgánica a hidrocarburos: diagénesis, catagénesis y metagénesis (“Petroleum Formation and Occurrence from Tissot, B.P. and Welte, D.H. (1984)”).

Primera etapa Diagénesis: se inicia una vez que la materia orgánica es enterrada formándose cuatro grupos principales de compuestos orgánicos o biopolímeros que son sintetizados por plantas y animales: carbohidratos, proteínas, ligninas y lípidos. El producto final de la diagénesis es el KERÓGENO, definido como la materia orgánica en la roca sedimentaria insoluble en solventes orgánicos. El “kerógeno”, es una compleja sustancia formada por largas cadenas de carbono e hidrógeno, con átomos de oxígeno, nitrógeno y azufre, asociados a anillos heterocíclicos, es la materia prima la cual se convierte en hidrocarburo (petróleo y gas natural) bajo condiciones geológicas particulares.

En la diagénesis cada tipo de Kerógeno tiene una química única, ya que su composición está controlada por los tipos de macerales y los biopolímeros originales que lo constituyen. Durante la diagénesis temprana, los biopolímeros complejos son rotos y transformados en geomónomeros, poco estables, que son transformados en geopolímeros complejos estables. La transición a los geopolímeros ocurre en un tiempo geológicamente corto. Esta variabilidad química de los tipos de Kerógenos inmaduros y los cambios que ocurren hasta que el petróleo y gas natural sean generados, pueden presentarse como gráficos de la relación hidrógeno/carbono (H/C) versus la relación oxígeno carbono (O/C) . En este estado inicial diagenético el único hidrocarburo producido en cantidades medibles es el metano biogénico, como producto de la destrucción anaeróbica. Si los kerógenos son sometidos a temperaturas más altas que en la etapa de diagénesis, se alcanza la segunda etapa de la evolución de la materia orgánica, la catagénesis, que se define como la etapa en la el kerógeno genera el petróleo y el gas natural.

Tipos de kerógeno
La cantidad relativa de gas y/o crudo (petróleo) que proviene de un cierto tipo de kerógeno lo determina la naturaleza de la materia orgánica o biomasa fósil y se identifican 4 tipos principales de kerógeno:

Tipo 1 (sapropélico): derivado de esporas y algas planctónicas y una porción pequeña de materia animal fuertemente degradada por acción bacteriana. Tiene una alta relación de hidrógeno respecto al oxígeno H/C (usualmente entre 1,3 y 1,7) y poco O (O/C<0,1). Común en cuencas de agua dulce y es rico en Exinita.

Tipo 2 (marinos mixtos): mezcla de algas, organismos marinos y detritos de plantas transportados. Resulta un tipo transicional entre el 1 y el 2. Tiene alta relación relativa H/C y baja O/C (aunque más que el Tipo 1 pues incluye cetonas y ácidos carboxílicos). Es el tipo de kerógeno más común en cuencas marinas y el más común fuente de petróleo. Tiende a producir petróleos nafténicos y aromáticos y más gas que el Tipo I

Tipo 3 (kerógeno húmico): derivado de plantas terrestres (lignito, tanino, celulosa), cone baja relación inicial H/C y alta relación O/C. Durante la maduración genera abundante agua y metano. La mayoría de los carbones se forman a partir de este kerógeno. Frecuentemente continental parálico rico en Vitrinita.

Tipo 4 (kerógeno residual – inerte): derivado de materia orgánica descompuesta en forma de hidrocarburos aromáticos policíclicos. H/C < 0,5. No tiene potencial de generación de petróleo / gas. Principalmente constituido por Inertinita y algunos amorfos de descomposición de materia vegetal.

Segunda etapa catagénesis: si los Kerógenos son sometidos a temperaturas más altas que en la etapa de diagénesis, se alcanza la segunda etapa de la evolución de la materia orgánica, la catagénesis. En esta etapa se genera el petróleo y el gas natural (que son los que se explotan industrialmente). El rango en que se presenta la máxima generación de petróleo se denomina la “ventana de petróleo”. Mientras que para el gas natural su máxima generación está marcada por la “ventana de gas”. Estas dos “ventanas” no coinciden, ya que la temperatura que se requiere para la generación del gas natural es mucho mayor que la que se requiere para la generación del petróleo.

Tercera etapa metagénesis: se caracteriza por temperaturas mayores, a profundidades que superan 4 – 5 km, donde la roca se sobremadura y cesa la generación del petróleo y el gas natural a partir del Kerógeno.

El gas natural y su generación
Desde el punto de vista de su generación el gas natural se clasifica en 3 grandes categorías: biogénico, termogénico y abiogénico.

El gas natural biogénico se genera de la descomposición de la materia orgánica bajo la acción de las bacterias en la etapa diagenética.

El gas natural termogénico se genera en la etapa catagenética. Proviene también de la descomposición de la materia orgánica, pero controlado por la temperatura, de ahí su nombre. El gas natural termogénico y el petróleo forman parte de la categoría de hidrocarburos.

El gas natural abiogénico consiste en la generación no orgánica de gas metano.

Profundidad, Temperatura y Tiempo en la Formación de Petróleo
En la formación del gas natural y el petróleo, junto a las etapas mencionadas hay factores físicos externos que influyen directamente en su formación, como es el tiempo, la temperatura y la presión a que se somete la materia orgánica sumergida en el proceso evolutivo de transformación a hidrocarburos.

Las profundidades a las cuales se inicia la generación de hidrocarburos dependen del gradiente geotermal local, el tipo de Kerógeno y la historia de enterramiento. Los procesos físico – químicos para la formación del kerógeno a gas y/o petróleo, requieren el sometimiento de la roca madre a alta temperatura, condición dada por el enterramiento progresivo de estos sedimentos, con el subsecuente aumento de calor con la profundidad denominando “gradiente geotérmico” y tiempo geológico en términos de millones de años. No obstante lo anterior, la interdependencia del tiempo geológico, la temperatura y la presión no es una relación lineal ni directamente proporcional.

Las leyes de la química dicen que la tasa de una reacción es una función tanto de la temperatura como del tiempo. El tiempo puede compensar a la temperatura y viceversa. Las rocas madres que han permanecido relativamente frías pueden tomar unos 100 millones de años o más para generar petróleo, mientras que las rocas madres jóvenes pueden generar hidrocarburos (petróleo y/o gas) en unos pocos millones de años, si están a temperaturas suficientemente altas.

El efecto de la temperatura es exponencial, mientras que el tiempo es lineal. En consecuencia, la temperatura juega un papel más importante en la maduración de la roca madre que el tiempo. Las rocas madre del Paleozoico que nunca han sido calentadas por encima de 50°C no generarán petróleo, no importa el tiempo que pase. En contraste, el tiempo juega un papel insignificante en la generación de petróleo de rocas madres jóvenes en cuencas activas con gradientes termales altos. La generación temprana de hidrocarburos se encuentra donde ocurre enterramiento rápido y donde los gradientes geotermales son relativamente altos. Aunque la generación de hidrocarburos tenga lugar en un lapso de tiempo breve (geológicamente hablando), esto no significa que sea inmediatamente de la deposición de la roca madre, ya que esta última puede permanecer a profundidades muy someras y a bajas temperaturas por un largo período de tiempo, antes de ser enterradas a suficiente profundidad para generar hidrocarburos.

profundidades-de-generacion

En la figura a la izquierda muestra las profundidades de generación máxima, mínima y promedio para el petróleo, gas natural y metano biogénico. A la profundidad promedio de 1 a 2 kilómetros se inicia la catagénesis y alcanza su máxima generación entre 2 a 3 kilómetros de profundidad; denominándose este rango “ventana de petróleo”.

La catagénesis tardía se inicia a profundidades de 3- 3.5 kilómetros y esta es la zona principal de formación de gas natural (húmedo o seco). Por debajo de los 4 kilómetros, la roca se hace sobremadura, iniciándose la metagénesis y solamente es generado metano. La correlación de la generación de petróleo con la profundidad es principalmente una función del incremento de temperatura, como bien se ilustra en el gráfico de la derecha.

En la próxima serie hablaremos de las asociaciones entre el gas natural y el petróleo y sus técnicas de extracción.

Migración y acumulación de un yacimiento de petróleo…


Escrito por Comisión de Hidrocarburos del Colegio de Geólogos
En el artículo anterior hablamos de la génesis / origen del petróleo y gas natural, de los procesos químicos (diagenésis), que se dan a nivel microscópico en la materia orgánica (biomasa fósil) – dentro de la “roca madre” o “roca generadora”, así como también, de los procesos físicos a escala macroscópica, a nivel de cuenca sedimentaria: presión (presión litostática) ‒ temperatura (aumento de profundidad) y tiempo geológico, hasta su transformación en un combustible fósil (gas en el petróleo y del gas natural artículo.

En el presente artículo nos abocaremos a analizar los procesos de migración de los hidrocarburos, que se da una vez que se produce la explosión o generación del petróleo y gas natural en las partes profundas de una cuenca sedimentaria hasta la formación de un yacimiento comercial.

¿Cómo se desplaza el petróleo y el gas natural de la “roca madre” a la “roca almacén”?

El petróleo suele quedar entrampado en el subsuelo o bien haber migrado a superficie en forma de lloraderos de gas/petróleo. El proceso mediante el cual se realiza el desplazamiento del petróleo y del gas natural del sedimento mineral en que se ha formado, a una roca capaz de almacenar este recurso en un reservorio natural y o a la superficie terrestre, se denomina MIGRACIÓN.

La condición geológica ideal es que el petróleo – gas natural inicialmente acumulado en los poros de la roca generadora no permanezca ahí, sino que migre hacia rocas mucho más porosas. Es importante acotar que el petróleo no forma lagos subterráneos, como popularmente comúnmente se percibe, sino que siempre aparece impregnado en rocas porosas (como el agua en una esponja). (http://www.monografias.com/trabajos31/origen-petroleo/origen-petroleo).

Los hidrocarburos formados y embebidos junto con el agua de formación o agua remanente del medio marino que formó los sedimentos y la materia orgánica, son ambos expulsados por la acción de la presión litostática anómala y viajan/migran a través de medios porosos, hacia sitios, dentro de la cuenca, donde existan rocas con mayor porosidad, a las que se denominan “rocas almacén”. Esto, se da por un principio físico diferencial entre sitos profundos con una presión anómala (centro de cuencas) a sitios con menos presión, en una condición estructuralmente más favorable

yacimiento petroleo y gasMigracion hidrocarburos

Alfredo Mainieri, padre de la Geotermia en Costa Rica


Escrito por GRAVIN MAYORGA JIMÉNEZ – La Nación
Don Alfredo dedicó su vida al desarrollo geotérmico a la altura de los mejores del mundo

La historia de la Geotermia en Costa Rica estará permanentemente ligada a la figura emblemática de don Alfredo Mainieri Protti. Más que su carrera profesional, es su vida entera la que entregó para que nuestro país contara, como es el caso, con un desarrollo geotérmico a la altura de los mejores del mundo entero.

Don Alfredo, quien acaba de dejarnos solos mirando a los volcanes que él tanto estudió, nació en Puntarenas en setiembre de 1943. De origen italiano, la familia de su madre había llegado a Costa Rica en 1890. En la ciudad de San José creció y realizó sus estudios primarios y secundarios en la escuela Don Bosco y el Colegio Los Ángeles, respectivamente; finalmente se graduó de bachiller en el Liceo de San José.

Don Alfredo estudió Geología en Italia e ingresó al Instituto Costarricense de Electricidad en 1969, donde laboró sin descanso hasta sus últimos días, donde se le tenía como una de las figuras emblemáticas de la institución y un referente del desarrollo de la geotermia en la región.

En 1974 se especializó en Geotermia en el Instituto Ricerche Geotermichen de Pisa, Italia, y un año después empezó a formar parte del grupo que inició los estudios del Proyecto Geotérmico de Guanacaste, mediante los cuales se descubrió el Campo Geotérmico Miravalles, y posteriormente el Campo Geotérmico Las Pailas, de donde proviene en la actualidad el 14% de la electricidad que produce el país.

Por su destacado legado en el campo geotérmico y su aporte al desarrollo eléctrico del país, en el 2008 fue nombrado “Miembro Emérito” del Colegio de Geólogos de Costa Rica, del cual fue fundador en 1973.

PRUGAM o POTGAM


Escrito por MSc. Enid Gamboa Robles (egamboa@geologos.or.cr), Presidenta del Colegio de Geólogos de Costa Rica; Dr. Sergio Mora Castro (sergiomo@geologos.or.cr) y Dr. Allan López Saborío (allosa01@gmail.com), Ingenieros Geólogos
El Colegio de Geólogos de Costa Rica (CGCR) organizó un foro sobre este tema el pasado 21 de marzo de 2012. A esta actividad, en la que participó una nutrida y variada asistencia, fueron invitados funcionarios y ex funcionarios públicos relacionados con el tema urbano, para que expusieran sus visiones.

Entre ellos se pueden mencionar: Ing. Irene Campos, Ministra de Vivienda y Asentamientos Urbanos (MIVAH), Arq. Leonel Rosales Maroto, Director de Urbanismo del INVU, Arq. Eduardo Brenes, ex director del PRUGAM, Arq. Jessica Martínez, Municipalidad de Desamparados, Dr. Allan Atorga, geólogo y especialista en temas ambientales del PRUGAM. Desafortunadamente, los dos primeros se excusaron y no asistieron; solo fue posible contar con las opiniones de los otros tres ex positores. Nuestra primera reacción fue de desaliento, pues consideramos que la profunda crisis en que se encuentra sumida la Gran Área Metropolitana (GAM), a causa del caos urbano imperante, requiere de una actitud transparente, comprometida y responsable de los funcionarios públicos para con la ciudanía y para con entidades de derecho público como la nuestra. Al haber podido conocer, de manera directa, solamente los puntos de vista de quienes participaron en la concepción del PRUGAM hasta que fuese cancelado, no nos queda otra opción que solicitarle al MIVAH y al INVU que, de forma pública y analítica, respondan a la brevedad los siguientes planteamientos, fundamentados en nuestros conocimientos detallados y profundos de los contextos geológico, geotécnico, ambiental, de los recursos naturales y de las amenazas naturales en los que se ubica la GAM:

Preocupante Intromisión de Poderes


Escrito por Fernando Nietzen Rovira
No se deja avanzar la investigación geológica en Costa Rica

En Costa Rica, desafortunadamente la carencia de profundidad y conocimiento en el análisis de temas de interés nacional en la Asamblea Legislativa (realidad también presente en otros ámbitos) ocasiona que los diputados, por interés o por azar de la circunstancias, se conviertan alegremente –y de la noche a la mañana– en “expertos” que opinan, valoran, dictan cátedra e incluso exigen acciones específicas vinculadas con los más diversos asuntos. Asuntos que ellos, al igual que sus asesores, prefieren desconocer.

En la Comisión de Minería del Colegio de Geólogos de Costa Rica, hemos percibido con mucha preocupación la injerencia de la Comisión Permanente Especial de Ambiente de la Asamblea Legislativa en instituciones sensibles como es la Secretaría Técnica Nacional Ambiental, Setena, del Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones, Minaet, una entidad de carácter técnico que debe operar de manera independiente y que impacta con su labor en una extraordinaria cantidad de asuntos cruciales para el país.

Una moción inadecuada. Hace pocos días la Comisión Permanente Especial de Ambiente aprobó, por unanimidad, una moción del diputado del Frente Amplio José María Villalta, amparada a la reforma al Código de Minería, que fue aprobada mediante la Ley No. 8904 del 19 de febrero de 2011 y a la cual los miembros de esta comisión hemos señalado serias deficiencias de forma y de fondo – que no fueron atendidas en la Asamblea Legislativa–.